Los primeros Ingenieros Argentinos  

12.06.2020

Es una de las profesiones con mayor demanda laboral del país dado que se cubren puestos de trabajo con estudiantes avanzados que luego no llegan a recibirse. Si bien que sea una profesión con buena salida laboral suele ser un aliciente a la hora de elegir la carrera, la inserción temprana al mercado laboral prolonga el tiempo de cursada y, en ocasiones, es un factor de deserción tardía. Es una de las carreras más elegidas por los nuevos estudiantes pero si bien ingresan alrededor de 44 mil estudiantes por año, sólo se reciben cerca de 9.200 Ingenieros, representando sólo el 7% del total de egresados universitarios del país.

Algunos antecedentes históricos de la Ingeniería en la Argentina 

El 6 de Junio de 1870 se recibían en la Universidad de Buenos Aires los 12 primeros Ingenieros Argentinos, entre ellos, Luis Huergo y la primera Ingeniera Argentina fue Elisa Bachofen, quien se graduó en Diciembre de 1918. 

1810 - 1835: Desde la Revolución de Mayo hasta que Rosas asume el gobierno, aparecen los primeros Ingenieros Militares argentinos formados para actuar en el ejército patriota. Bernardino Rivadavia trae al país los dos primeros Ingenieros Civiles, uno inglés el Ingeniero Santiago Bevans, y otro francés, el Ingeniero Carlos Enrique Pellegrini. Se crea el Departamento Topográfico de la Provincia de Buenos Aires.

1852 -1870: Hubo una eclosión de la Ingeniería, sobre todo en el ferrocarril y los levantamientos topográficos. Llegan numerosos Ingenieros extranjeros, como Pompeyo Moneta y se implanta, a iniciativa del rector Juan María Gutierrez, la carrera de Ingeniero en 1866 graduándose los primeros en 1870. 

1870-1900: Es el lapso en el cual la Ingeniería argentina adquiere personería propia. En efecto, se amplían los centros de enseñanza y se crean las Facultades de Ingeniería de Córdoba y La Plata, así como la Escuela de Ingenieros de Minas de San Juan. Los Ingenieros argentinos construyen y dirigen ferrocarriles, puertos, abastecimientos de agua, industrias y se realizan las primeras obras hidráulicas en el país. El argentino Carlos Casaffouth diseña el dique del lago San Roque junto al francés Esteban Dumesnil. 

Fines del siglo XIX: La Ingeniería argentina es una realidad como lo demuestra la fundación del entonces Centro Nacional de Ingenieros, el 8 de Marzo de 1895 y la aparición de la revista "La Ingeniería", en el mes de Agosto de 1897. Se inaugura el puerto de Buenos Aires y se crea el Ministerio de Obras Públicas de la Nación en 1898. La red ferroviaria sobrepasa los 16 mil km. de longitud. 

1900 - 1920: Se caracteriza por la influencia de la Primera Guerra Mundial. Otro gigante, el Ingeniero Otto Krause, que en la década de 1880 había construido y organizado los talleres del F.C.O. en Tolosa, los primeros de América latina, es convocado para organizar los arsenales de la patria. Tras cumplir con esta tarea, fue convocado por el Dr. Antonio Bermejo, Ministro de Educación de la Nación, para organizar la enseñanza técnica. A su vez, en reemplazo de Krause fue nombrado por el Ingeniero Luis A. Huergo, que impulsaría la construcción del Puerto Militar, luego denominado Puerto Belgrano. Paralelamente, se descubre el petróleo argentino luego de que el Ingeniero Enrique Hermitte, jefe de la división de Minas y Geología de Ministerio de Agricultura de la Nación comisionara al Ingeniero Pablo Nogués para comprar equipos de perforación para la búsqueda de agua. Un equipo dirigido por el Ingeniero Rómulo Quartino da entonces con el primer yacimiento de petróleo. Así los también Ingenieros Huergo, el propio Hermite, Alberto Schneidewind, Leopoldo Sol intervienen en su explotación.

La Ingeniería durante el COVID-19

Así como las Ingenierías fueron protagonistas de grandes hitos del desarrollo del país, en la actualidad cumplen un rol fundamental desde el comienzo de la emergencia sanitaria. Se pusieron a disposición del Estado y desarrollaron distintas propuestas para contrarrestar la crisis. Entre las más importantes se destacan, la producción de insumos críticos, como respiradores, máscaras y vestimenta protectora, y el asesoramiento a empresas y organismos del Estado.