Ajuste fiscal

El anuncio de la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva hicieron que los activos financieros locales se revalorizaran entre un 21 y 51% solo al cabo de la última semana.

Esto tiene múltiples explicaciones, pero el principal disparador es la voluntad de pago que mostró el gobierno de Alberto Fernández al enviar y lograr hacer aprobar rápidamente una Ley que le aporta al Estado Nacional muchos más ingresos que los gastos que le provoca, con el agregado de que evita uno de los factores mayores de indexación de sus egresos, al suspender por 180 días la movilidad previsional. 

Según analístas, el rally bursátil a partir del recambio de gobierno y el anuncio de las medidas alivió a los operadores, que se preparaban para cerrar otro año de fuertes pérdidas, tras la debacle en que había ingresado el mercado tras las PASO. "Hubo un impresionante rally ayudado por la voluntad de negociar sin defaultear, que se hizo mayor entre los bonos en pesos por las refinanciaciones y la quita de impuestos", describió Nery Persichini, jefe de Estrategia de GMA Capital.

"Los inversores recibieron bien los anuncios para reducir el déficit fiscal junto con la postura de no utilizar la expansión monetaria para financiarlo, lo que redujo la probabilidad de enfrentar una crisis monetaria en 2020", explica en un informe Ezequiel Zambaglione, jefe de estrategia de Balanz.

Para Consultatio, la reacción del mercado se produjo porque "el Gobierno comenzó a mover las piezas para encarar el rompecabezas que recibió con una velocidad de reacción que supone un reconocimiento del problema macro que enfrenta".

"La ley garantiza más que nada a los acreedores", sincera el economista y miembro del Centro de Estudios Económicos del Sur (Cesur) Amílcar Collante. "Es lo que valora el mercado, porque supone un paquete fiscal muy fuerte y sin bloqueo social, como otros que se intentaron", concluye.