Debate por una Ley de Teletrabajo

22.06.2020

Se está avanzando en el Congreso de la Nación con un marco regulatorio para el Teletrabajo algo que actualmente Argentina no tiene. Se presentó en el Senado, un proyecto de ley de regulación específica para dar una normativa legal nacional. El mismo permitirá generar una herramienta jurídica para la aplicación del mismo, evitando que derechos fundamentales de los trabajadores se tornen confusos o difusos y no estén claros los derechos y obligaciones de las partes. 

La comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara de Diputados tendrá como objetivo regular la modalidad de la jornada laboral en el hogar.

Los 14 proyectos presentados por Diputados de varios bloques buscan regular la jornada laboral, el derecho a la desconexión digital, el consentimiento por escrito, equipamiento, compensación de gastos, derecho a la intimidad, seguridad e higiene, entre otras cuestiones.

En la comisión se escucharán las voces de representantes de asociaciones de empresarios. En la misma expondrán, entre otros, la ex coordinadora del Programa de Teletrabajo de Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad de la Nación Viviana Díaz, y Héctor Recalde, quien ahora se desempeña como asesor de YPF.

También participarán representantes de la Unión Industrial Argentina, de la Cámara Argentina de Comercio, de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (Came), la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME ), la Asociación de Empresarios Nacionales (ENAC), la Cámara Argentina de la Industria del Software y la Asociación de Nacional de Jueces y Juezas del Trabajo.

Si bien el borrador todavía no se encuentra definido, sí se entiende que la jornada laboral del teletrabajador deberá contemplar las reglas generales de la legislación laboral vigente en cuanto a horarios, sin perjuicio que las partes pudieran pactar cuando una distribución libre de su jornada en los horarios que mejor se adapten a sus necesidades, respetando siempre los límites máximos de la jornada diaria y semanal.

El tiempo de desconexión deberá ser de, al menos, doce horas continuas en un periodo de veinticuatro horas. En ningún caso el empleador podrá establecer comunicaciones ni formular órdenes u otros requerimientos en días de descanso, permisos o feriado anual de los trabajadores.