Desánimo y descontento por la falta de normas claras para con el sector productivo.

03.05.2021

El sector productivo local no es solo el que tiene que ver con el campo, exíste uno comercial distinto que también está sufriendo todas las desprolijidades en cuanto al manejo en esta Pandemía, por parte de quienes tienen que organizar los horarios en los que se puede trabajar con un protocolo acorde. 

En nuestra ciudad hay comerciantes que además tienen sus negocios en otros Distritos, los cuales se encuentran con que en cada lugar exíste un Protocolo distinto, haciendo que la actividad se complique mas al momento de desarrollarla.

Con respecto a esto, hizo saber su desconcierto y desánimo, con una publicación en las redes sociales, el titular de la empresa  de helados Chío que como bien se sabe, es un negocio familiar que trabaja en gran parte del Noroeste de nuestra provincia y que se encuentra con el dilema de que en todas las ciudades tiene un Protocolo distinto de trabajo mas allá del DNU presidencial. Marcelo Ombroni titular del negocio publicaba lo siguiente:

"JUGAR SIN REGLAS 

Quienes desde hace ya algunos años tenemos la suerte de sostener nuestros comercios en marcha, nos hemos acostumbrado al cambio permanente de reglas de juego. Desgraciadamente llego la Pandemia y nos pusimos los botines para salir a jugar, pero la cancha no está marcada, parece pasto, pero es asfalto, la pelota es ovalada y en lugar de arcos hay de un lado (donde tenemos que hacer nuestros goles) un minúsculo orificio que simula un aro de básquet, pero para defender en cambio hay una gigantesca parábola copiada creo yo del arco iris. La Pandemia esta acá, necesitamos saber exactamente qué podemos hacer en cada fase en que se ubique el Distrito a analizar, para así poder tejer estrategias que nos permitan sostenernos en medio del vendaval, los Jueces de cada Distrito (Intendentes) deben hacer cumplir esas reglas, pero no deben poder modificarlas a gusto, sino no existe ningún marco donde poder planificar lo más mínimo. Ya no pedimos que juguemos con reglas claras, pero por lo menos marquemos la cancha, conozcamos los límites y dentro de esos límites haremos lo que podamos. 

JUGAR SIN REGLAS ES PELIGROSO, solo saben hacerlo los que se mueven fuera de ellas"

Lo publicado por el titular de la empresa Chío, viene a ser el relato que se escucha de muchos comerciantes locales que como este, trabajan en gran parte de la región y ven con desconcierto que en cada ciudad cada funcionario a cargo dicta las reglas de trabajo muchas veces sin hacer un buen análisis de la actividad comercial.