El Caballo Criollo

04.02.2020

El Criollo es el caballo más común en Sudamérica. Desciende de los primeros caballos importados por los conquistadores españoles en el siglo XVI, los cuales eran un compuesto genético de caballos derivado del caballo berberisco del norte de África, del caballo Andaluz y otros caballos llamados "jacas" o "rocines".

Pedro de Mendoza, en la fundación de la ciudad de Buenos Aires en 1536, introdujo los primeros caballos en la Pampa, pero bajo la presión de los nativos, tuvo que abandonar el lugar poco después. Entregados a sí mismos durante 4 siglos, los caballos regresan a la naturaleza y se adaptan de manera prodigiosa a su nuevo entorno. Por el juego de la selección natural, se vuelven más robustos y resistentes. Poco a poco, indios y gauchos los adoptan para sus movimientos, para cazar o trabajar con el ganado.

El Criollo Argentino es el más conocido, pero existen variantes en toda América del Sur, como el Crioulo en Brasil o el Costeno y el Morochuco en Perú. Sigue siendo relativamente desconocido en el resto del mundo, pero se empieza a ver algunos en centros ecuestres europeos. Hay que decir que sus cualidades son numerosas: tranquilo, robusto, enérgico y ágil, también es muy famoso por su resistencia y longevidad. Sin embargo, varias amenazas, casi provocaron la extinción de esta raza. A comienzos del siglo XX, se introducen nuevas razas de caballos en el país (pura sangre, percherones, caballos británicos ...). El Criollo se cruza con estas nuevas variedades para obtener un caballo más grande y más fuerte. La raza finalmente se conserva gracias a la asociación de varios criadores que luchan por su preservación, y la creación en 1918 del Stud-book, un libro que define los diferentes pedigríes de caballos en el mundo.

Tenga en cuenta que el cruce del Criollo y del Pura Sangre Inglés ha producido el famoso caballo de Polo Argentino. El Silla Argentino (o Anglo Argentino) proviene del cruce entre los Criollos Argentinos y los caballos de sangre, incluidos los Pura Sangre.

En 1928, la ACCC (Asociación de Criadores de Caballos Criollos) describe al caballo Criollo de la siguiente manera: « Su tipo es el de un caballo de silla, equilibrado y armonioso, musculoso y de buena constitución con su centro de gravedad bajo, de buen pie y desatado, ágil y rápido en sus movimientos, de carácter activo, enérgico y dócil, el caballo Criollo se caracteriza por su rusticidad, longevidad, fertilidad, resistencia, valor, poder de recuperación y habilidades en ganadería ».

Fuentes: ACCC y Areco Tradición