Horse Yoga

12.02.2020

El yoga es probablemente uno de los deportes que más "afectado" está por las nuevas técnicas de marketing, provocando que, cada dos por tres, salga una nueva modalidad de esta práctica deportiva ancestral. 

En este caso vamos a presentar el Horse Yoga o, en castellano, practicar yoga con caballos. Bueno, para ser más concretos no se trata de hacer yoga CON caballos sino, más bien, yoga ENCIMA de los caballos. Es precisamente esto lo que mas controversia ha levantado en aquellas empresas que se atreven a ofertarlos en Estados Unidos por ejemplo. Generando todo tipo de comentarios negativos al respecto.

El Yoga, es una antigua forma de ejercicio físico que se centra en la flexibilidad, la resistencia y la respiración para sentirnos bien física y mentalmente. 

Lo mejor del yoga son sus beneficios para la salud. Al incrementarse la actividad física, especialmente la resistencia, la flexibilidad y el equilibrio, se dice que beneficia enormemente la práctica de nuestras actividades cotidianas. Además, dicen que ayuda a combatir la depresión y el estrés.

La práctica del yoga tiene origen Indio, y se dice que comenzó hará unos cinco mil años. Lo que comenzó como complemento a la meditación se ha hecho un nombre en la sociedad actual, como actividad popular en centros y gimnasios, en cualquiera de sus variedades.

El yoga es una completa ciencia integral de la salud. Sus técnicas favorecen el cuerpo, sus funciones y energías. Se sirve del cuerpo como instrumento de bienestar y perfeccionamiento. Sus milenarios métodos son de gran eficacia preventiva, terapéutica y recuperativa. Incluye, entre otras, las técnicas de relajación y las posiciones corporales que permiten beneficiosos estiramientos sostenidos y automasajes muy profundos. Estas posturas, conocidas como asanas, activan y potencian todo el organismo, equilibran el sistema nervioso autónomo, sosiegan el ánimo y armonizan todas las funciones y energías psicosomáticas. Su práctica favorece la mente y el aparato emocional.

"Se cree que ya en las culturas antiguas usaban a los caballos para entrenar la fortaleza espiritual de los líderes y guerreros. Ahora volvemos a tomar contacto con ellos desde este otro lugar, para entrenar nuestra capacidad de liderarnos a nosotros mismos", es uno de los comentarios que se escuchan entre los que practican el yoga con caballos, "el estar con caballos requiere estar plenamente presentes en el aquí y ahora. Y es precisamente en esos momentos donde nos conectamos con nuestro verdadero Ser, donde podemos pensar, sentir y actuar desde ese lugar verdadero. Al conectarnos con lo que somos, tenemos mayor comprensión y nuestro nivel de consciencia se expande, derramando esta armonía en nuestros ámbitos de vida. Además los caballos nos devuelven la atención a la naturaleza, permitiéndonos reencontrarnos con su abundancia y su simpleza. Respirar aire puro, oír el canto de los pájaros, sentir la tierra fresca bajo los pies, nos invita a serenar los pensamientos, agudizar los sentidos y percibir lo sutil" estas son frases que se escuchan entre sus adeptos.

En la Argentina, desde hace unos años, en San Luís exíste una escuela en donde se hace doma de caballos con métodos de relajación del yoga y desde hace un par de años, en algunos ámbitos se practica yoga a caballo.

Esta disciplina no es muy difundida porque genera muchas controversias en espacios ligados a la protección de animales.