Macri desde Zúrich, Suiza, le contesta al Presidente Fernández

24.08.2020

En un medio radial,  Alberto Fernandez aseguró que el ex Presidente había hablado con el y le había recomendado que no se haga la cuarentena y que se deje a toda la gente en la calle y que murieran los que tuvieran que morir. Mas específicamente, en una entrevista con Radio 10, el actual Presidente dijo: "Al día siguiente que dicté la cuarentena, él, por Mauricio Macri me llamó y lo que me recomendó es que no hagamos cuarentena, que dejemos a toda la gente en la calle que murieran los que tengan que morirse. Él cree eso y actúa en consecuencia. Gracias a Dios estoy muy lejos de eso. Para mí la política es cuidar a la gente, la salud de la gente, preservar el trabajo" y agregó que "cualquier hombre público, sea político o no" debería "medir sus palabras" porque "hay mucha gente que escucha al que habla y le presta atención" "cuando uno escucha esas cosas piensa "qué manera de mandar a la gente a contagiarse"

Pronto llegó la respuesta a esto por parte de Macri, que se encuentra en en Suiza como funcionario de la Fundación FIFA y publicó en las redes sociales lo siguiente:

"EL VALOR DE LA PALABRA PRESIDENCIAL

Queridos argentinos,

Es cierto que hablé con el presidente Fernández el 19 de Marzo, antes del anuncio del aislamiento social y obligatorio. Lo llamé yo, para ponerme a su disposición y mostrarle mi apoyo en un momento de decisiones difíciles para el país y para todo el mundo.

Es falsa la versión que el Presidente ha dado sobre nuestra conversación. De ninguna manera dije las cosas que ha relatado en estos días.

Quiero recordarle al Presidente que nada es más importante para un dirigente político -y sobre todo para un presidente- que su palabra. La credibilidad de la palabra presidencial debe ser cuidada como un tesoro.

La Argentina necesita consensos amplios y generosos para solucionar los problemas que acarrea desde hace décadas. Sobre todo después de la pandemia y la cuarentena, que los han vuelto más profundos y más visibles. Estoy dispuesto a hacer mi aporte, desde el lugar que sea, para avanzar en esta dirección.

Pero un primer requisito para progresar en estos consensos es que los dirigentes sean creíbles, que los interlocutores puedan confiar en la palabra del otro. Sin confianza es imposible llegar a acuerdos.

En estos meses decidí hacer pocas declaraciones públicas, por respeto al nuevo gobierno y para darle tiempo a asentarse. Hoy, sin embargo, me veo obligado a aclarar la verdad de aquella conversación, porque valoro mi palabra. Siempre les dije la verdad a los argentinos, en los momentos buenos y en los momentos malos, y pienso continuar de la misma manera"